Descubre cómo preparar Croquetas de Bacalao y mucho más

Las croquetas de bacalao son una maravillosa receta que a ti y a todos tus conocidos les gustara, hay muchas variaciones y puedes elegir la que más te convenga, así como prepararlas todas y elegir tu favorita, en este articulo te relatamos todo lo que deberías saber sobre esta maravillosa receta.

croquetas de bacalao

Croquetas de bacalao (Receta 1)

Ingredientes

  • 100 gramos de harina.
  • 100 gramos de margarina.
  • 850 ml de leche completa.
  • Nuez moscada.
  • Sal y pimienta molida natural.
  • 1 lomo de bacalao desalado que debe pesar alrededor de 200 gramos (también puede ser bacalao desalado en migas)
  • 1 cebolla.
  • Aceite de oliva virgen.
  • 3 huevos.
  • 100 gramos de pan rallado.

Esta es una deliciosa mezcla de masa de bechamel con carne, algún pescado o algún otro ingrediente que pueda considerar, cubierta con pan rallado, huevo y luego fritas en abundante aceite de oliva, encantará a cualquiera. (Ver Articulo Sobre: La Marmita de bonito).

La capacitación a la hora de cocinar es de gran ayuda, sin embargo, si los realizas por primera vez y de manera imprevista, igual saldrán muy bien, con el paso del tiempo y la práctica se podrá mejorar la forma en que los haces. Por lo general durante la semana santa se realizan están recetas y muchas otras recetas de pescado con bacalao. Luego de que las realices tú y tus familiares quedaran con más ganas de comerlas.

Desalado del bacalao de las croquetas

Para este procedimiento ponemos bacalao en agua suficiente para que lo cubra durante 30 horas para extraerle la sal. Después de este tiempo lo escurrimos y lo desmigamos.

El bacalao cuando se encuentra fresco no le da un sabor similar a esta receta, por lo que es mejor salado. Puedes comprar un lomo de bacalao de calidad y desintegrarlo, a pesar de que lo mejor es conseguir algunas migas de bacalao (que son vendidas así en algunas tiendas) y están desalinizadas y tendrás unas croquetas increíbles.

Elaboración de la base de las croquetas

Cortamos la cebolla en trozos pequeños, la guardamos. En una sartén o una olla ancha, vierta un par de gotas de aceite de oliva virgen y coloque la cebolla. Escalfamos a baja temperatura durante 5 minutos hasta el punto en que esté translúcido. Incluya el bacalao desmigado, mezcle para unir sabores y saque a un plato.

Calienta la mantequilla en un plato similar en el que hemos dispuesto la cebolla hasta el punto en que se derrita. Comenzamos con la realización de la bechamel. La preparación dependerá de su gusto ya que hay muchas maneras de realizarlas.

Tiramos la harina y, con la asistencia de alguna paleta, mezclamos hasta el punto en que vemos que se ha incorporado con toda la margarina. Sin parar para mezclar y, a fuego medio, cocinar la harina durante 1 o 2 minutos. Vamos incorporando la leche en nuestro recipiente. Primero en cantidades pequeñas, incorporándolo bien con la harina antes de incluir más.

En progresión se debe incluir leche gradualmente, es básico, ya que así nos aseguraremos de que la crema no tenga protuberancias. Hacerlo alrededor de 10-12 minutos con persistencia, echar incesantemente todo la leche y sal y pimienta al gusto.

Seguimos cocinando la salsa, a baja temperatura media, durante unos 5 minutos, sin dejar de mezclar. Incluimos el bacalao con la cebolla que teníamos y seguimos mezclando hasta el punto en que se disuelva en la crema. Seguimos licuando hasta el punto en que tenemos una mezcla espesa que se soltará de la sartén al removerla. Apagar la llama y deja que la salsa se vaya templando delicadamente.

En un plato lubricado con margarina y espolvoreado con harina, arrojamos la mezcla de croquetas y dejamos enfriar un día en la nevera. Así que la masa estira más y se puede trabajar mejor.

Empanado, fritura y última presentación de las croquetas de bacalao

Para el empanado, cuando la masa está fría, se moldean con dos cucharas o a mano. Enmarcamos las croquetas con nuestras manos, dándoles la forma que más nos gusta, el ovalado y alargado más habitual, o redondo como se hace mayormente. Los pasamos a través de huevo batido y luego a través de trozos de pan.

Dejamos una hora reposar en la nevera, las sacamos después del tiempo y dejamos secar las croquetas un poco antes de dorarlas, con el objetivo de que se seque un poco. Ahora podemos realizar dos cosas, asarlas para apreciarlas en el momento o ponerlas a congelar para que tengan la capacidad de hacerlo en cualquier momento que necesitemos.

Este tipo de platillo permite una congelación impecablemente. Solo tendremos que extraerlos del refrigerador y ponerlos a la parrilla, sin descongelar, con el aceite excepcionalmente caliente, cuando necesitemos hacerlas. En el caso de que sean pocos en casa lo mejor es congelarlas.

En una olla profunda, calentamos gran cantidad de aceite de oliva virgen que sea extra suave, para dorar. Procedemos a cocinar las croquetas a fuego alto. Controlando la temperatura para abstenernos de quemarlas.

Extraer a un plato con papel permeable. Para prescindir de la abundancia de aceite y servir directamente, recién hecho. Lo mejor es probar esta fórmula de croquetas de bacalao cuando salen del fuego, donde la salsa bechamel está saliendo de la carne del bacalao. (Ver Articulo Sobre: Ceviche mixto).

Tenga cuidado de quemarse al comerlos ya que estarán recién salidos. Intenta no perderte ningún detalle del orden que tiene esta gran receta para croquetas de bacalao. Si le gustó mucho esta fórmula, tenga en cuenta que, junto con algo dulce puede variar muchísimo el sabor e inclusive puede haber otros complementos que la hagan mejor, pero esto dependerá de sus gustos particulares.

Consejos para croquetas de bacalao perfectas

Cuando sacamos la crema del fuego y la vertemos en una fuente. Es mejor darle a la mezcla la oportunidad de enfriarse y luego cubrirla con papel transparente. Mantenga la crema en el refrigerador. Curiosamente, lo mejor es dejarlas de un día al otro, con el objetivo que se solidifique. En este sentido, será cada vez más sensato configurar las croquetas.

Para congelar las croquetas. Colóquelas en un plato (sin apilarlos, colóquelos en la nevera y después de 12 horas ya parecerán piedras). Sepárelos y guárdelos en un paquete de plástico perfecto y cerrado. Para dorarlos, no es importante descongelarlos. Se hacen, en aceite extremadamente caliente, en 2 minutos moviendo el contenedor hacia adelante y hacia atrás para no tener que hacer contacto.

El bacalao crujiente no le da un sabor similar, por lo que es mejor salado. Puedes comprar un lomo de calidad y separarlo. A pesar de que lo mejor es comprar las migas de bacalao (los distribuyen así en el mercado) y desalinizarlos.

Deberíamos batir los huevos excepcionalmente bien, batirlo bien por un par de minutos con las paletas o un tenedor. Es básico que no tengas partes sin batir muy bien. Ya que se mantendrían conectados a la croqueta y caerían a las migas de pan cuando las croquetas estén empanadas. En el caso de que no quiera que la pieza base de la croqueta quede firme. Lo mejor es hacerlas con una forma redonda y más pequeña.

Del mismo modo, si al final de freirlas se utiliza un gran colador para colocar las croquetas en el plato, evitamos así que el aceite que estas boten pueda terminar ablandándolas cuando estas estén sobre el papel permeable.

Cosas que deberías saber sobre las croquetas de bacalao

En el caso de que aún esté examinando esta receta, necesite probar otro tipo de croquetas, le recomiendo buscar otro tipo de recetas en internet y variar uno que otro pasó según la experiencia que tenga cocinando y los ingredientes que le puedan gustar y que sea lógico agregar a este plato.

Como debe ser obvio, las croquetas son algo universal. Kroket (en Holanda), korokke (en Japón), croquette (en Francia) y krokette (en Alemania).

Croquetas de bacalao desmigadas (receta 2)

Receta de croquetas de bacalao desintegradas o desmigadas, donde la base de las croquetas es la salsa bechamel, que mezclada con las partes restantes de comida se utiliza para reutilizar las sobras y obtener una ejecución increíble.

Ingredientes

  • 200 gramos de bacalao desmigado.
  • 1 cebollín.
  • 2 dientes de ajo.
  • 100 gramos de harina.
  • 1 litro de leche.
  • 100 ml de aceite de oliva virgen.
  • Sal.
  • Perejil.

Para freír:

  • Harina.
  • 3 huevos batidos.
  • Bocados de pan.
  • Aceite de oliva virgen.

Elaboración de las croquetas de bacalao desmigado

Cortar finamente la cebolla y ponerla a escalfar en una olla con un poco de aceite. Cortar finamente los dientes de ajo e incluirlos. Incluir el bacalao y saltear rápidamente.

Incluir la harina, saltear y verter la leche gradualmente mientras se mezcla. Sazone y cocine la bechamel a fuego medio durante unos 20 minutos mezclando continuamente. Espolvoree con un poco de perejil rallado y mezcle bien.

Pasar la bechamel a un plato. Permita que se endurezca un poco y engrase la superficie con un poco de aceite o cúbralo con papel de plástico para que no se forme una capa externa.

En el momento en que la masa esté fría, corte pequeñas partes y dé forma de croquetas. Páseles harina, páselos por el huevo y los trozos de pan, y métalas en un recipiente con mucho aceite caliente.

Cuando estén hechas, sáquelas del recipiente y colóquelos en un plato asegurado con papel de cocina para quitar el exceso de aceite. Luego proceda aservir.

Consejo: Para evitar que nuestra masa tenga un sabor crudo, es prudente saltear la harina mucho tiempo antes de mezclarla con la leche. (Ver Articulo Sobre: Atún encebollado).

(Visited 2 times, 1 visits today)

Deja un comentario