Tiburones salvajes: mitos y verdades sobre estos temidos depredadores

Hoy conoceremos un poco más sobre la vida de los Tiburones salvajes. En breves líneas trataremos de deslindar la realidad de los mitos que siempre acompañan a este fascinante depredador marino.

Tiburones salvajes: características

Podemos describir a los tiburones como una familia de peces que poseen esqueleto cartilaginoso, con cuerpos robustos que se estrechan hacia los extremos. Respiran por medio de branquias y cuentan con varias filas de filosos dientes.

Los escualos son conocidos como los “asesinos del mar”, aunque realmente existen muchas especies de tiburones y algunos son inofensivos para los humanos.

En líneas generales, los tiburones presentan dos colores: el más oscuro en la parte superior, que usan para camuflarse, y blanco en la parte media y ventral.

Pero una de sus habilidades más características, es su sentido del olfato muy desarrollado, pudiendo detectar sangre en el agua hasta 30 kilómetros de distancia. Quizás por esa razón se le señala a menudo como muy peligrosos.

Alimentación

Pero para determinar el comportamiento de los tiburones salvajes, es necesario saber sobre su alimentación.

Lo primero que hay que saber es que la mayoría son carnívoros, aunque eso no quiere decir, necesariamente, que estemos en peligro al momento de toparnos con uno de estos depredadores, incluso quizás el que debía temer sería el animal, ya que están siendo diezmados por la mano del hombre.

A excepción de los que comen plancton, la dieta de estos animales suele incluir peces, moluscos y crustáceos.

Aunque los ejemplares más grandes también comen mamíferos marinos, entre estos focas, delfines, marsopas y leones marinos, incluso llegan a cazar a otras especies más chicas de escualos. Otros con gustos más elevados llegan a capturar aves marinas.

Máquina depredadora

Pero lo que ha dado la mayor fama a estos Tiburones salvajes, sin duda alguna, es su capacidad para cazar a sus presas.

Resulta estas “máquinas” depredadoras cuentan con varios sentidos que les facilitan cazar a sus presas. Posiblemente estos sentidos desarrollados al máximo es lo que ha generado el gran éxito de 400 millones de años, tiempo en el que ha mantenido su reinado en el mar.

Sorprendentemente, los tiburones salvajes utilizan su sistema “electrosense” para detectar a sus presas a las largas distancias, después usan el olfato, la audición y los sentidos visuales para confirmar que la presa está bien para ser su alimento.

Asesinos en serie

Estudios recientes muestran que los tiburones blancos tendrían mucho más en común con los asesinos en serie, lo que contrastaría con su temible reputación depredador salvaje.

Recientemente un grupo de científicos de la afamada Universidad de Miami, ha descubierto que estos voraces peces no buscan a sus presas de manera arbitraria, sino que utilizarían sofisticadas estrategias de caza que recordarían a las mentes calculadoras de los asesinos humanos más despiadados.

Esta investigación comprobaría que estos escualos formidables, al igual que un asesino serial, suelen atacar desde una “base de operaciones”, que elegirían después de calibrar varios factores, entre estos el número potenciales de presas, así como la factibilidad de encontrar un escondite para poder sorprender a sus víctimas.

Por qué atacan a los humanos

Este es un tema muy discutido, aunque la mayoría de los científicos coinciden en pensar que la mayoría de los ataques de tiburones a las personas se deberían a un error de identidad.

En ocasiones, como en los ataques a los surfistas, la imagen humana se asemejaría a la figura de un león marino o una foca, cuando enfocan desde el fondo del mar, lo que impulsaría al tiburón a ir tras su presa.

Otras veces, los ataques pueden deberse a que son estimulados por la propia actividad humana, bien por la agitación del agua o salpicaduras, así como con los colores utilizados por las personas o el brillo que desprenden sus joyas.

Dejame Tu Comentario