Pez san pedro: Conoce sus características y mucho más.

El pez san pedro, también llamado san Martín pertenece a la familia Zeidae, siendo una especie de pez zeiforme, cuyo nombre científico es Zeus faber. Este animal pertenece a su vez a la gran denominación de los peces teleósteos.

Aunque muchos chef afirma que es el nuevo grito gastronómico, todavía a nivel de comensales se conoce muy poco sobre la especie, por lo que no es muy consumido en el mundo. Pero conozcamos un poco más sobre este pez exótico y súper interesante.

Pez san pedro

Pez san pedro en cautiverio, fenómeno bastante inusual.

Origen de su nombre.

Su nombre tiene muchos orígenes y explicaciones según el sitio donde se encuentre este animal.

La primera de ellas proviene del idioma inglés, donde se le como John Dory Fish, que podría hacer referencia o a la palabra francesa “dorée” que significa dorado y “jaune” amarillo, o por un antiguo héroe de una balada inglés-escocesa llamado John Dory.

Por otro lado, se encuentra la novela de Julio Verne, “La esfinge de los hielos” que en ingles se titula “An Antartic Mystery”, donde se describe al pez san pedro como “janitore” o el guardián de la puerta, dejando ver su parecido con el santo Pedro, quien cuida y vigila las puertas del cielo.

Pez san pedro

Novela de Julio Verne publicada en 1897, donde se describe brevemente al pez san pedro como el portero de las puertas.

Pero tal vez la historia más aceptada y conocida por las personas acerca de su nombre se puede hallar en la biblia cuando Jesús le dice a Pedro: “ve al lago, tira el anzuelo, abre la boca del primer pez que cojas y encontrarás la moneda que necesitamos para pagar, dásela tu por mi” (Mateo, XVII, 27). Al obedecer a su señor, dejo marcadas sus huellas índice y pulgar, en los costados del animal, para sacar la moneda de plata que le serviría para el pago correspondiente.

En alemán son conocidos como “Heringskönig”, palabra que si se traduce literalmente al español significa “rey de los arengues”. Este nombre proviene de una falsa creencia de que conducía se agrupaba en bancos de peces, aunque esta teoría se descartó más adelante cuando las observaciones demostraron que se trataba de un pez solitario que se reunía en escasas ocasiones solo con 6 o 7 individuos.

No te pierdas el vídeo donde aprenderás más a fondo sobre el origen religioso del nombre del pez san pedro.

Características del pez san pedro.

Tiene el cuerpo comprimido lateralmente y de forma ovalada, mientras que su color es un oliva-amarillo formando una especie de patrón de líneas horizontales que empiezan en su cabeza y terminan en la cola. Tienen una gran mancha oscura en cada uno de los costados, definida por una línea de color amarillo a su alrededor.

Su cabeza es muy grande que están rematadas por muchas crestas Oseas. La aleta dorsal tiene unos filamentos alargados y las aletas tanto pectorales como las ventrales están muy bien desarrolladas. Sus ojos también son de gran tamaño, mientras que la boca es protráctil.

Su espina dorsal tiene grandes espinas fuertes que asemejan la cresta de un gallo, por esta razón en algunas partes del mundo se le conoce también como pez gallo, aunque esta demonización puede traer confusiones con otro ejemplar de mismo nombre.

Presenta en el abdomen alrededor de 8 a 9 placas espinosas que lo cubren además de que los radios de las aletas dorsal y anal tienen unas pequeñas espinas en la base que lo sujetan al cuerpo. A diferencia de algunos peces marinos tiene 2 aletas dorsales en lugar de una; la primera de ellas está formada entre 7 y 10 espinas mientras que la segunda está formada por 30 radios blandos.

Pez san pedro

Dibujo de pez san pedro, donde se aprecia su perfil y su vista desde el frente, dando muestra de su delgadez.

Cuando llegan a la edad adulta desarrollan largos filamentos en la parte trasera de la aleta dorsal. Sus aletas pélvica no presentan espinas, al igual que los huesos del opérculo que en muchas ocasiones puede estar cerrado.

Tiene escamas muy pequeñas y rudimentarias que en algunos ejemplares están incluso ausentes o se encuentran solo en la línea lateral. Tiene la cabeza grande, si se le mira de perfil tiene forma recta o convexa. Su boca es evaginable y prominente aunque sus mandíbulas no se destacan de su cabeza, teniendo los maxilares bien desarrollados pero con dientes pequeños.

Sus ojos son grandes y de color amarillo intenso, con un iris negro ubicados a cada lado de su cabeza, mientras que los orificios nasales están justo debajo de los ojos y muy cercanos entre sí, siendo separados solo por un puente dérmico.

Tiene una esperanza de vida de aproximadamente 12 años, en las que alcanza hasta los 60 centímetros y 10 kilogramos de peso.

Su actitud es solitaria normalmente formando en poco casos pequeños cardúmenes de 6 o 7 individuos o en épocas de apareamiento cuando se reúnen un gran número de peces. Tienen como enemigos más comunes a los tiburones areneros y otros grandes peces óseos de mayor tamaño que él.

Lo más destacable del pez san pedro, tiene que ver con que es muy feo físicamente, cualidad que le sirvió para pasar desapercibido durante mucho tiempo por los pescadores y consumidores, que siguen prefiriendo consumir merluzas, esturiones, pargos o sardinas.

Sin embargo, muchos comensales que se han atrevido a degústalo, destacan que el pez san pedro, tiene una carne increíble, muy fina y blanca que al estar en la boca es muy tersa y suave al paladar, sin olvidar que es muy sabrosa.

Pez san pedro

Pez san pedro congelado, normalmente se comercializa en esta forma o de manera fresca.

Hábitat natural y distribución del pez san pedro.

Se identifica primero que nada por ser un pez pelágico, es decir, vive cerca de la superficie del mar, sin llegar a adentrarse más de 200 metros de profundidad. Para cazar a sus presas sin ser visto suelen enterrarse en la arena del fondo del mar, subiendo pocas veces a la superficie.

El pez san pedro se puede encontrar en casi todos los mares del mundo, desde el mar Mediterráneo llegando al mar Negro hay gran presencia de este pez. Así también es fácil encontrarlo en el Atlántico Oriental como Nueva Zelanda, Australia y Japón.

En España es fácilmente localizable desde una punta de la península a otra, pero en la ruta gastronómica recibe varios nombres que pueden confundir al consumidor, aunque es el mismo. Por ejemplo, en el país Vasco recibe el nombre de Muxu Martin, siendo un clásico en los restaurantes locales.

Pez san pedro

Costas donde se han encontrado mayormente al pez san pedro.

Alimentación del pez san pedro.

Está por encima de la cadena trófica, ya que consume una gran variedad de peces, especialmente en formas juveniles. Entre sus peces favoritos se destacan sardinas, arengues y anchoas. También puede alimentarse de sepias, moluscos cefalópodos y calamares, aunque no es lo usual.

Para cazar a su presa usa una técnica muy original que consiste en enterrarse en el fondo del mar dejando por fuera solo su cresta o espinas dorsales para usarla como anzuelo. Otra técnica muy usada por el pez san pedro es acercarse lentamente a su víctima y abalanzarse sobre ella mientras tiene el hocico extendido hasta que logra engullirla, aprovechando su cuerpo delgado que lo convierte en un rápido nadador.

¿Te gustaría bucear y descubrir diversas especies de peces, entre los que puedes ver también al pez san pedro? no tienes que invertir mucho tiempo o dinero para hacerlo, pero no te pierdas este genial vídeo.

Reproducción del pez san pedro.

Al igual que el pez totoaba, el pez san pedro tarda algunos años a llegar a la edad adulta y estar preparado para su reproducción. Deben crecer aproximadamente entre 3 y 4 años para poder tener sus propias crías, cuando alcanzan una longitud de entre 29 a 35 centímetros.

Su reproducción es ovípara, es decir, la hembra realiza una puesta externa de huevos que libera al mar para posteriormente ser fecundados por el macho, quien libera espermatozoides encima de los huevos.

Para la puesta de los huevos, los adultos escogen aguas poco profundas de aproximadamente 100 metros debajo del nivel del mar, ya que tanto los huevos como las larvas son bentónicas, es decir, residen en el fondo del océano mientras se desarrollan y salen de su embrión.

Este proceso suele ocurrir en los meses de verano, aunque los especímenes que se encuentran en aguas un poco más cálidas el proceso puede darse antes, en los meses de primavera.

Los ejemplares más jóvenes, pueden recorrer grandes distancias para encontrar el sitio ideal para sus nuevas crías, sin embargo los individuos más viejos y de mayor tamaño suelen quedarse en la misma zona de festejo.

Luego de la puesta, suelen tener un gran apetito y se vuelven muy voraces.

Pez san pedro

Cría del pez san pedro capturado por error con mallas de arrastre.

Especies del pez san pedro.

La familia del pez san pedro, Zeidae, presenta solo dos géneros donde se encuentran agrupados las 6 especies que este animal. Algunas especies tienen nombres parecidos o variados que pueden traer confusión para los que no conocen este espécimen. Por esta razón estudiaremos más a fondo las especies, para dejar todas las dudas claras sobre este pez.

Genero Zenopsis.

Es el primero género de la Zeidae, que agrupa a 4 especies de peces marinos que están extendidos por todos los mares. En esta ocasión estudiaremos solo la especie más conocida de esta variedad, debido a la poca información y semejanzas que se tiene de las otras especies.

Este género de peces tiene datos de fósiles que se remontan a tiempos antes de la época Oligoceno, por lo que se considera el más viejo. Son encontrados especialmente en aguas profundas más bajas que el rango de buceo de los humanos.

Estos peces fueron descritos y estudiados por primera vez por Theodore Nicholas Gill, un ictiólogo, paleontólogo y bibliotecario procedente de Nueva York en el año 1862.

Pez san pedro

Pez san pedro en las profundidades del mar, donde se pueden apreciar sus bellos colores y sus singulares crestas.

Zenopsis conchifer.

Este es un pez óseo que tiene un tamaño moderado y es muy apreciado localmente, especialmente en las costas de Andalucía, donde se prepara en calderetas. En todos los puertos españoles es un pez conocido, sin embargo, tiene un gran parecido con su primo cercano el pez san pedro, por lo que las personas lo denominan igual, aunque su denominación más común es pez gallo.

El apodo de pez gallo se debe a la amplia y a la vez erguida aleta dorsal que presenta en la parte superior de su cuerpo, además con prolongaciones filamentosas en los radios que hacen recordar fácilmente el macho de esta ave terrestre.

En algunos sitios de España también se le llama pez san pedro sin pintas, pero pese a ello también se cree que lo tomo el santo para retirar una moneda de su boca, como le paso a su pariente cercano.

Tienen un aspecto un tanto diferente pues su perfil dorsal es cóncavo y la mandíbula inferior es más prominente que la superior, recordando a la forma que tiene el pez piraña; además de esto su piel es de color plata más pulida, brillante y un tono un poco más claro. Vive a mayor profundidad que el pez san pedro común.

Pez san pedro

Zenopsis conchifer.

Zenopsis nebulosa.

Alcanza una longitud máxima de 70 centímetros, bastante considerable teniendo en cuenta que su pariente más popular, el pez san pedro alcanza solo los 60 centímetros. Puede llegar a pesar hasta 3 kilogramos, teniendo una vida larga y prospera de hasta 45 años.

Se puede encontrar en un rango de profundidad que varía entre los 30 y 800 metros debajo del nivel del mar, aunque lo más común es que se encuentre entre los 50 a 600 metros de profundidad.

Pez san pedro

Zenopsis nebulosa.

Se encuentran distribuidos en el Océano Indo-Pacifico, más específicamente en Japón, al noroeste entre Australia y Broken Bay, además de Nueva Gales del Sur en Nueva Zelanda. También se encuentra en el Océano Pacifico Oriental en la zona tanto del centro como del sur de California en Estados Unidos.

Zenopsis stabilispinosa.

Se distingue de sus parientes más cercanos por alcanzar solo 41 centímetros de longitud, además de presentar la cresta o filamentos de la aleta dorsal más alargados que los demás.

Pez san pedro

Zenopsis stabilispinosa.

Se pueden encontrar a una profundidad aproximada de entre 209 y 767 metros debajo del nivel del mar, distribuidos por el Indo Pacifico en Australia Occidental, en el mar de China tanto oriental como meridional.

Genero Zeus.

Esta segunda variedad de peces san pedro, es donde se encuentra la especie más común y más pescada de los peces, y que casi todas las personas toman como referencia si deben identificar a otra especie de la misma familia. Estos fueron descritos y estudiados por primera vez por Carlos Linneo, un científico, zoólogo y botánico sueco en el año 1758.

Además del pez san pedro común, también se encuentra una segunda especie de pez que se conoce mayormente como pez pedro del cabo.

Pez san pedro

Zeus faber, pez San pedro común perteneciente al genero Zeus.

Zeus capensis.

Fue descubierto y estudiado por el zoólogo francés Achille Valenciennes, durante el año de 1835, dándose cuenta de su parecido con el pez san pedro común, sin embargo puso en manifiesto que se trataban de dos especies diferentes.

Su primera diferencia con su primo más cercano, es que carece de la mancha negra en los costados que lo hace tan famoso. Además su color es un gris plateado con algunos tonos dorados en todo el cuerpo. Puede llegar a medir hasta 90 centímetros.

Su aleta dorsal es un poco más pequeña que los del género anterior, diferencia fundamental para saber distinguir las especies. Se alimenta en especial de otros peces más pequeños, cefalópodos y crustáceos.

Pez san pedro

Zeus capensis.

Es altamente encontrado a una profundidad que varía entre los 35 y 200 metros debajo del nivel del mar, en la parte occidental del Océano Indico, cerca de las costas de Mozambique y en cabo de Buena Esperanza, lugar del que toma su nombre; en estos mares es pescado para el consumo humano, comercializándose en presentación fresca y congelada en los mercados municipales de la zona.

Zeus faber.

Este fue el pez que estudio Linnaeus en el año 1758, con el cual se inició el género Zeus, para más adelante unírsele el Zeus capensis, estudiado por el zoólogo francés Achille Valenciennes en 1835.

Este es el pez san pedro común que la mayoría de las personas de los países europeos, en especial en España, conocen y toman como referencia para nombrar a todos sus parientes cercanos. Se destaca por su delgado cuerpo y por sus lindos colores que forman un patrón muy interesante entre dorado y plateado además de la mancha oscura que tiene a cada costado de su cuerpo.

Se distinguen mucho de sus primos del genero Zenopsis, no solo por su color, sino por la forma de su cuerpo, ya que son más alargados y además la mandíbula inferior de su boca no es tan prominente como es el caso de sus familiares, de hecho tiende a sobresalir un poco más la mandíbula superior, especialmente fuera del agua.

Mira estas personas como pescan pez san pedro usando una caña de pescar, sin duda un animal que pone la batalla para ser sacado del agua.

Un nuevo mundo gastronómico.

A pesar de que el pez san pedro es un pez bastante feo, lo cual lo ha hecho poco importante para la gastronomía y los pescadores, muchos que se han atrevido a probarlo afirman, que es un ejemplar de fina y exquisita carne.

El problema es la merma en la carne del animal, una vez empieza a ser limpiado, llegando a perderse hasta un 50% del pez al quitar la cabeza, espinas y aletas que conforman su cuerpo, aunque hay quienes asegurar que no es un verdadero desperdicio, ya que con estas partes se puede hacer un fumet de gran y penetrante sabor, con el que luego se puede lograr una gran caldereta.

Pez san pedro

Receta de pez san pedro a la plancha con vegetales.

Además esta su delicada preparación, que debe conseguir en sellarlo ligeramente a la plancha para luego tenerlo en el horno por espacio de 3 o 4 minutos. Hay que vigilar frecuentemente el punto de cocción, que debe ser muy bajo además si se cocina durante unos 30 de más, se pueden perder todas sus propiedades fantásticas.

Pero su gusto también es tan fino, que un exceso en el sabor de las salsas o guarniciones podría opacar el gusto del pez san pedro, por lo que se recomienda usar solo acompañantes suaves como salsas ligeras a base de mantequilla y perejil con algunos vegetales salteados que serán más que suficientes para lograr un gran plato.

Una receta clásica, pez san pedro al horno, no te pierdas como hacerla para dejar a todos en tu casa con la boca abierta.

Propiedades del pez san pedro.

Es un pescado semigraso, que aporta 91 calorías aproximadamente por cada 100 gramos de carne y con un colesterol muy bajo de solo 150 miligramos, excelente si te encuentras a dieta o el doctor te ha prohibido las carnes. Además tiene un alto contenido proteico pues aporta alrededor de 18,3 gramos.

En su carne se destacan la gran cantidad de proteínas, siendo las más importantes la B6 y la B9, que son muy comunes en la mayoría de los pescados. Al igual que la mayoría tiene mucho fosforo, potasio, magnesio y yodo, aunque en el pez san pedro estos niveles de minerales no son muy elevados. Tiene gran presencia de sodio.

Aprende como filetear correcto al pez san pedro para aprovechar todo lo posible su carne y tener menos desperdicios.

Algunas curiosidades del pez san pedro.

Antiguamente era un pescado sumamente usado para hacer sopas, ya que tiene numerosas espinas y una cabeza prominente, pero hoy en día se pueden encontrar muchas variedades de recetas, donde lo preparan frito, asado, al horno o al vapor, con una gran cantidad también de guarniciones como compota de tomate o vegetales a la plancha rehogados en aceite de oliva.

Su nombre deriva de una leyenda, según la cual San Pedro peso uno de estos peces y lo sujeto fuertemente usando el índice y el pulgar, por lo que le dejo su huella en los costados para siempre. Además de la boca del pez saco una moneda griega que lleva por nombre estárter. Este pasaje bíblico al que le debe el nombre al pez se puede leer en Mateo, Capitulo 17, Versículos del 24 al 27.

« (…) Los recaudadores de impuestos del templo de Cafarnaúm se acercaron a Pedro y le preguntaron… ¿Ni tú, ni el que llamas Maestro, pagáis lo señalado? El discípulo preguntó a Jesús, que le respondió: Evitemos enfrentamientos. Vete al mar, echa el anzuelo, abre la boca del primer pez que cojas y allí encontrarás una moneda de plata con la que pagarás por los dos».

Pez san pedro

San Pedro, el santo que le da nombre al pez, al contarse que de el saco la moneda correspondiente al impuesto tanto suyo como el de Jesús.

Se dice que el nombre científico de la especie, así como la del género, también puede provenir del antiguo dios supremo de la mitología griega del Olimpo, Zeus.

En el País Vasco se le conoce con el nombre de San Martin, haciendo referencia al santo en su día 11 de noviembre, ya que se dice que ese día el pescado sabe mucho mejor, aunque muchos aseguran que el verdadero nombre de este pez se debe a un rico francés llamado Martin del Siglo XIX. Este hombre decidió irse de paseo como turista por las costas cantábricas en la costas de Galicia, exigía, comía y pagaba muy bien por este pez, que hasta la fecha era considerado inferior, por lo que los lugareños decidieron cambiar el nombre de pez san pedro a pez San Martin.

El antiguo filósofo griego del sigo IV a. C, Aristóteles hace referencia del pez San pedro en uno de sus escritos, aunque no de forma muy extensa, al señalar que su alimentación se basa en cefalópodos. Indica además que es el único pez que emite una especie de chillido o silbido al ser sacado del agua.

El primero dato que se tienen del pez san pedro data de un registro fósil perteneciente al Oligoceno, durante el Terciario medio, teniendo aproximadamente 30 millones de años de antigüedad. Su valor gastronómico solo se ha popularizado en los últimos años, a pesar de estar presente desde hace mucho tiempo en las aguas marinas.

Pez san pedro

Fosil del pez san pedro que data del periodo Oligoceno

Debido a que son peces que generalmente se entierran en la arena para esperar a sus presas, la subida de este animal a la superficie y captura por algunos pescadores era considerado casi un milagro y una señal de prosperidad.

Dejame Tu Comentario