Langosta mantis: características, alimentación, hábitat y más.

La langosta mantis es un crustáceo del orden malacostráceos pertenecientes al superorden Hoplocarida.

Se le conoce también con el nombre de  esquilas, galeras, langostas mantis marina y tamarutacas.

Son pocos conocidas en el mundo, pero una de las características más curiosas es el parecido con el insecto que lleva su mismo nombre mantis religiosa, así como su conducta agresiva.

Tambien Te Recomiendo...

Características de la langosta mantis.

Como se menciona anteriormente, su nombre se deriva del parecido que presenta con el insecto mantis religiosa, especialmente por presentar unas extremidades traseras raptoras y por la capacidad de mimetizarse con el ambiente que la rodea.

Además de esto son capaces de apreciar la luz polarizada y reaccionar ante la misma. En el aspecto externo destacan sus ojos grandes y protuberantes.

Puede alcanzar una longitud de entre 30 e incluso 38 centímetros siendo bastante grandes y temidas por los otros animales.

Su caparazón cubre también su cabeza además de los primeros ocho segmentos del tórax por la parte del tergo, que es la parte dorsal de su cuerpo.

Su coloración a diferencia de sus parientes, la langosta real y la langosta azul es muy variada; presenta una gran gama de tonalidades que pueden ser llamativos rojos, naranja, morado, verde, blancos, azul, marrones y ocre, además de contar con tonos pálidos y fluorescentes.

Los ejemplares hembra suelen ser más pálidos que los machos, mientras que la langosta mantis joven puede tener tonos amarillentos en vez de los típicos verdes.

Langosta mantis

Vista frontal de la langosta mantis

Clasificación por las garras.

Se han descubierto cerca de 400 especies de langosta mantis en el mundo pero según su garra o tenaza, la cual es usada como arma de ataque  y caza, se pueden dividir estas especies en dos grandes grupos.

Tambien Te Recomiendo...

Las perforadoras, estas garras están armadas con unos apéndices espinosos que terminan en puntas en púas, estas son utilizadas para apuñalar y atravesar a sus presas.

Este tipo de langosta mantis prefiere atacar y comer animales de carne suave como peces y calamares. De vez en cuando se arriesga a atacar a las crías de los tiburones, quienes son fácilmente arponeables debido a su aguja gigante.

Las trituradoras, estas tienen un brazo que está desarrollado como un garrote junto con una púa rudimentaria, esta es utilizada en peleas entre machos de la misma especie. Por otro lado el brazo es usado para apalear y aplastar as victimas que atrapa. Además de esto en la parte interna de la garra, en el dáctilo, que es la porción terminal tiene un borde afilado, que le permite cortar la presa mientras esta nadando.

Langosta mantis

Biología del martillo de la langosta mantis

Rapidez del ataque.

La langosta mantis con este tipo de garra, las emplea con una rapidez cegadora, llegando a acumular una velocidad de 23 metros por segundo y lo más impresionante es que logra esta velocidad sin tener que trasladarse. Esto es equivalente a la aceleración que puede tener un proyectil de calibre 22.

Además de esto el golpe puede causar sonoluminiscencia, debido al colapso que tiene la burbuja, produciendo por un momento una cantidad pequeña de luz y una temperatura muy alta que llega a miles de grados centígrados. Sin embargo estos fenómenos se disipan casi al instante y resultan casi imposibles detectarlos sin el uso de equipos científicos avanzados.

Aun no ha descubierto la importancia biológica que conllevan estos fenómenos, tratándose por el momento como solo efectos secundarios que dejan ver la impresionante fuerza de la langosta mantis.

Las garras trituradoras son usadas para atacar caracoles, moluscos, cangrejos y ostras de las rocas, pues sus brazos permiten que hasta los caparazones más resistentes queden hechos añicos con un solo golpe.

Si quieres conocer un poco más de esta rara especie, no te pierdas este vídeo.

Velocidad del ataque.

Al igual que son fuertes la langosta mantis son muy veloces, teniendo el ataque depredador más rápido del océano. Le toma un poco menos de 800 microsegundos realizar su movimiento matador.

Visto desde este punto de vista, el tiempo que una persona le toma parpadear, la langosta mantis ya ha golpeado durante 500 veces. Si una persona pudiera lanzar una pelota de beisbol a esta velocidad, llegaría hasta el espacio.

También por la rapidez de este golpe son generadas unas burbujas de cavitación entre el brazo y la superficie del agua golpeada, que al colapsar pueden ejercer una fuerza adicional al golpe sobre el animal, llegando a ser de 1500 newton. Por esta razón se dice que la presa es doblemente golpeada.

Así el golpe inicial falle de lugar, la onda de choque que se produce puede llegar a aturdir e incluso a  matar a la víctima.

Langosta mantis

Biologáa de la tenaza de la langosta mantis

Estructura de fuerza del ataque.

Pero a pesar de estas diferencias ambos tipos de garras pueden ejecutar golpes rápidos además de que la langosta mantis las agita infringiendo un daño grave en sus víctimas, aun si superan en tamaño a esta.

Langosta mantis

Langosta mantis atacando.

Pero para lograr un golpe tan fuerte sin romper sus garrotes, la langosta mantis posee un núcleo amortiguador con una estructura molecular que difiere de cualquier otro animal que se conozca, llamada estructura bouligand.

Esta estructura evita que las pequeñas grietas se conviertan en un completo rompimiento de los garrotes, lo que le permite golpear repetidamente sin que su caparazón se rompa. Pueden llegar a presentar microgrietas pero no un rompimiento completo.

Esta capacidad de la langosta mantis es tan efectiva, que los investigadores están intentando imitar la estructura bouligand para ser capaces de diseñar materiales que sean delgados y livianos pero lo suficientemente fuertes como para detener explosivos y además ser parte de estructuras más fuertes como carros.

Además se están llevando a cabo investigaciones para crear armaduras de soldados que los podrían proteger de cualquier tipo de ataque, convirtiéndolos en supe soldados.

Observa como la langosta mantis es capaz de cortar las fuertes tenazas de un cangrejo como si se tratara de mantequilla.

Ojos peculiares.

A diferencia de la langosta azul que tiene una visión muy limitada, se considera que la langosta mantis tiene una de las visiones más complejas del reino animal.

La langosta mantis tiene una banda media en los ojos que se compone por seis hileras de omatidios altamente especializados. Cuatro de estas hileras tiene 16 diferentes tipos de pigmentos que son foto receptores y 12 de ellas tienen la sensibilidad para poder diferenciar los colores mientras los otros son capaces de filtrar el color.

Los dos ojos son capaces de percibir luz polarizada teniendo una visión de color hiperespectral, que consiste en recopilar y procesar datos de todo el campo electromagnético generando una visión más completa capaz de notar detalles pequeños.

Cada ojo está ubicado sobre una antena móvil que se mueve de manera independiente una de otra por lo que la langosta mantis tienen una percepción diferente y paralela en cada lado de la cabeza.

Langosta mantis

Ojos de la Langosta Mantis

Estructura de los ojos.

Los ojos están compuestos cada uno por 10000 ommatidios, siendo unas unidades sensoriales formados por células, capaces de identificar la presencia o falta de luz; también consta de dos hemisferios aplanados, uno en cada ojo, que están separados por seis hileras paralelas de omatidios, que en conjunto reciben el nombre de banda media y divide el ojo en tres diferentes regiones.

Por esta razón de tener el ojo dividido en tres partes, es que la langosta mantis es capaz de ver un mismo objeto con tres formas diferentes, poseyendo visión trinocular y percepción de la profundidad. Los hemisferios que se encuentran en la parte superior tienen la función de reconocer las formas y movimientos y no la visión del color.

Por otro lado las hileras uno y cuatro de la banda media son las encargadas de la visión en color, llevando los espectros desde la luz ultravioleta hasta una visión infrarrojo. Los elementos ópticos que se encuentran en estas filas poseen ocho clases de pigmentos visuales por lo que el espectro se divide en tres diferentes epitelios pigmentarios, cada uno adaptado para percibir diferentes longitudes de ondas.

Así mismo los niveles dos y tres de las hileras están separados por filtros de color intrarhabdomales, que se subdividen en cuatro clases diferentes teniendo dos en cada hilera. Tiene una formación al estilo sándwich, están formadas por un nivel, un filtro de color de una clase, un conjunto del mismo orden, un filtro de color de otro estilo y un último nivel.

A su vez las hileras cinco y seis están separadas igual que antes en diferentes niveles pero con una sola clase de pigmento visual, que se especializa en la captación de la luz polarizada con diferentes planos de luz polarizada.

Por último está la decima clase de pigmento visual que está localizada en los hemisferios dorsal y ventral del ojo.

Langosta mantis

Estructura del ojo de la langosta mantis

Movimientos de los ojos.

Pero un dato curioso es que la banda media cubre una pequeña área del área visual abarcando entre 5 y 10° en algún momento determinado; sin embargo los ojos están sobre pedúnculos que tienen un movimiento inusualmente libre y puede ser trasladado a todos los ojos posibles abarcando hasta 70° de movimiento ocular. Este movimiento se realiza por ocho músculos individuales que están divididos en seis grupos de músculos funcionales.

Haciendo uso de estos músculos la langosta mantis es capaz de explorar su ambiente alrededor, agregando formas que no son capaces de ser captados por el hemisferio superior e inferior del ojo.

Con este sistema es capaz de hacer un seguimiento de objetos en movimiento realizando movimientos grandes y rápidos de los ojos que son capaces de moverse de manera independiente. Usando una combinación de diferentes técnicas los ojos de la langosta mantis son capaces de abarcar una amplia gama del campo visual.

Con esta técnica de visión especializada, la langosta marina es capaz de reconocer diferentes tipos de coral, distintas especies de presas que suelen ser transparentes o semitransparente así como los depredadores como la barracuda que tiene escamas brillantes.

También se debe saber que debido a como la langosta mantis caza, usando movimientos muy rápidos de sus garras, es necesario información que sea muy precisa, por lo que necesita una percepción de profundidad.

Si quieres tener una idea mas exacta de la increíble visión de la langosta mantis y el funcionamiento de sus ojos, no puedes dejar de ver este vídeo.

Comportamiento de la langosta mantis.

Tiene una esperanza de vida largo. Es bastante agresivo por lo que reciben el nombre de boxeadoras, pues son capaces de ejecutar ataques rápidos y violentos. Son animales depredadores capaces de consumir de manera voraz a todo tipo de animales.

Su conducta es tan agresiva que se ha sabido de algunos ejemplares que han sido capaces de romper con un solo golpe el cristal del acuario.

Pero a pesar de su agresividad suelen ser animales poco conocidos pus en sus hábitats naturales pasan la mayor parte de su vida dentro de sus madrigueras y agujeros estando escondidas.

Son muy solitarias, limitándose a esperar que alguna presa pase cerca de su guarida para matarla y comerla.

Según la especie de langosta mantis, pueden presentar un comportamiento diurno, nocturno o crepuscular.

Tambien Te Recomiendo...

Pero principalmente la langosta mantis tiene un comportamiento bastante complejo, teniendo actitudes como lucha ritual entre los machos. Muchas de ellas tienen un comportamiento social extraño que utilizan para defender su territorio de los rivales.

Tienen buena memoria, siendo capaces de reconocer los individuos vecinos que interactúan con ella más frecuentemente, reconociéndolos por sus signos visuales pero incluso también por su olor particular.

Algunas especies son capaces de usar patrones fluorescentes en sus cuerpos para dar señales a su propia especie y a las otras especies, para así ampliar el área de distribución donde reparte las señales de su comportamiento.

Tienen una peculiar forma de desplazarse, usando sus patas traseras para tomar impulso y rodar hacia donde desean llegar. Pueden llegar a recorrer distancias de hasta dos metros en cada impulso, pero lo comun es que recorran distancias más cortas como de medio metro.

Langosta mantis

Desplazamiento de la langosta mantis.

Con el siguiente vídeo, veras un comportamiento inusual en una langosta mantis al intentar trepar por el vidrio de un acuario, pero también podrás observar su increíble cuerpo desde un punto de vista diferente.

Distribución de la langosta mantis.

Casi todas las especies tienen su hogar en los mares tropicales y subtropicales, tales como el mar Caribe y los océanos Indico y Pacifico.

Pero según la especie pueden estar repartidas en todas partes del mundo llegando a encontrarse en la Isla de Hawái.

Langosta mantis

Distribución de la langosta mantis

Alimentación de la langosta mantis.

Se les conoce por ser depredadores muy voraces y con actitudes muy agresivas por lo que su dieta es muy variada, componiéndose de peces, moluscos u otros crustáceos. En algunos casos pueden llegar a practicar el canibalismo.

Con el siguiente vídeo podrás apreciar como es el proceso de caza y aniliquilación de la victima seleccionada por la langosta mantis, logrando una victoria casi inmediata.

Reproducción de la langosta mantis.

Cuando la mantis está en periodo de apareamientos presenta en su caparazón una fluorescencia activa, y la longitud de onda producida es la misma que la capacidad de percepción de longitudes de onda que presenta la langosta mantis en su visión.

Además las hembras son fértiles cuando atraviesan ciertas fases de los ciclos de las mareas, por lo que su visión especializada le ayuda a percibir tanto la fase lunar como el tamaño de la marea. De esta manera puede evitar la pérdida de esfuerzo en un cortejo innecesario, así como detectar el nivel de agua que tiene el mar, en especial aquellas que habitan cerca de las orillas.

Para atrae a las hembras, los machos son capaces de lanzar luces estroboscópicas polarizadas, que son solo visibles entre estos animales y que literalmente deslumbran a las hembras haciendo que se incline mas por un macho que por otro.

Son capaces de tener muchos episodios de crías, llegando a ser entre 20 y 30 durante toda su vida. Pero dependiendo de la especie de langosta mantis tienen diferentes hábitos de cuidado con las crías y en la relación de pareja.

En este aspecto no se parecen al insecto originario que le dio su nombre, la mantis religiosa, pues la langosta mantis hembra no se come a su pareja después del acto sexual.

Langosta mantis

Langosta mantis protegiendo huevos

Diferencias entre las especies.

Pueden ser monógamas, estableciéndose con la misma pareja hasta por 20 años, compartiendo la misma madriguera y coordinando sus actividades como un viejo matrimonio humano.

También según la especie puede la hembra poner los huevos en una madriguera y cuidarlos o llevarlos bajo su cola hasta el momento de su eclosión. Igualmente en algunos casos los huevos serán cuidados por ambos sexos o la hembra pondrá dos nidos, siendo uno cuidado por el macho y otro por la hembra.

Sin embargo en otras especies de langosta mantis la responsabilidad del cuidado de los huevos será únicamente de la hembra mientras el macho es el encargado de cazar para los dos.

Cuando los huevos eclosionan las crías sobreviven hasta por tres meses alimentándose con plancton.

Langosta mantis

Langosta mantis refugiada

Proceso de gestación.

Las hembras llegan a alcanzar su madurez sexual cuando alcanzan un tamaño aproximado de entre 8 a 10 centímetros.

Tanto el macho como la hembra tienen órganos sexuales dobles que se ubican en la parte de la entrepierna. El macho hace un cortejo sencillo para atraer a la hembra hacia él.

Luego de la copula la hembra es capaz de guardar los espermatozoides por lapsos de hasta 10 semanas, mientras expulsa los huevos que serán fecundados, que pueden llegar a ser hasta 50000, con un color rosa y de forma globular.

Tienen un tiempo de gestación que duran entre dos y tres meses, siendo al principio larvas planctónicas que caer a la parte inferior del mar para poder iniciar su metamorfosis hasta convertirse en adultos.

Mercado gastronómico de la langosta mantis.

Aunque en el lado occidental del mundo es muy poco frecuente, por no decir nula, la langosta mantis como platillo, en la cocina oriental es una carne muy suculenta y servida con regularidad.

En Japón la langosta mantis es servida cruda en un plato llamado sashimi; en otras oportunidades se usa como complemento de un sushi llamado shako.

En la comida cantonesa, es un plato conocido popularmente como camarón orinador, ya que tiene la tendencia de disparar chorros de agua cuando son capturados, pero siendo muy buscado entre los comensales.

Una vez esta cocinada la carne de la langosta mantis es más cercana en sabor a las de cualquier langosta que al sabor de los camarones. Su concha es bastante dura, por lo que requiere de un poco de presión para lograr resquebrajarlo.

Por otro lado en el Mediterráneo es una comida común, concentrándose su popularidad en las costas del mar Adriático y Andalucía.

El único problema que produce el consumo humano de este animal, es el mismo que atañe a todas las especies de mariscos que se han criado en aguas contaminadas, resultando incluso venenosas para las personas.

Langosta mantis

Langosta mantis servido en un plato

Especies de la langosta mantis.

Como se ha dicho anteriormente existen aproximadamente 400 tipos diferentes de especies de la langosta mantis, pero en este articulo vamos a nombrar las tres más notorias y comunes.

Squilla mantis.

También llamada galera es pescada en grandes cantidades, pero debido a su poco contenido de carne es poco apreciada gastronómicamente hablando; hay personas que las prefieren pues afirman que su sabor es excelente y en nada parecido a otro tipo de langosta.

Tiene una coloración amarilla herrumbrosa que puede concentrarse en tonos pardo claro y color salmón. Posee bordes azulados y rojos pero en la zona ventral es de color crudo.

Por otro lado sus ojos son de color verde con algunas manchas purpuras y ribeteadas de blanco. Están ubicados en largos pedúnculos siendo muy complejos.

Sus primeras patas terminan en una uña curvada que sirve tanto para excavar como para atacar a sus presas.

Puede llegar a medir hasta 20 centímetros de longitud.

Se encuentra distribuida en el mar mediterráneo y del Atlántico, haciendo de su hábitat los fondos pedregosos o fangosos.

Su dieta se conforma básicamente de peces y otros crustáceos, usando sus largos brazos para arponear y golpear a sus víctimas.

Langosta mantis

Squilla mantis.

Odontodactylus latirostris.

Estas especies de langosta mantis se encuentran en los mares indonesios y el Mar de Andaman en Tailandia, escondiéndose en recónditos agujeros y madrigueras, estando a una profundidad de entre 15 y 50 metros en los fondos compuestos por arena rubbly.

Puede llegar a tener una longitud de entre 20 a 80 centímetros de largo, lo que la hace en una especie bastante grande.

Su coloración puede ser de marrón moteado con aparición de apéndices rapaces color rojos y blancos pero en las hembras las escamas antenales son de color purpura azulado mientras que en los machos es de color rojo.

Además de esto poseen muchos colores increíbles a lo largo de su caparazón y patas, lo que le da un aspecto erróneamente amistoso, sin embargo es una tenaz y peligrosa boxeadora.

Langosta mantis

Odontodactylus latirostris.

Lysiosquillina maculata

Esta es también llamada camarón mantis cebra o camarón mantis rayas. Se encuentra en todo el Indo-Pacifico desde la región de África Oriental hasta la Galápagos y la isla de Hawái.

Puede llegar a tener una longitud de hasta 40 centímetros, lo que la convierte en la langosta mantis más grande del mundo.

Tiene un mayor número de dientes ubicados en el ultimo segmento de su garra raptorial además de que presenta una coloración diferente, puesto que la mitad distal es oscura.

Suele ser como la mayoría de las especies de langosta mantis una depredadora oportunista, atacando peces pequeños que pasan por la puerta de su madriguera.

Cuando se une en parejas reproductoras son monógamas que comparten madriguera, encargándose el macho de llevar a cabo la mayor parte de la caza para proveer alimento para él y su pareja.

Langosta mantis

Lysiosquillina maculata

Langosta mantis en acuarios.

Aunque no es un animal común para tener en un acuario, muchas personas logran mantenerlas en agua salada con muchos cuidados.

Lo primero que se debe tener en cuenta es su actitud agresiva y devoradora de cualquier pez que se encuentre en el tanque, por lo que debe mantenérsele sola, o ingresando peces destinados a su alimentación exclusivamente.

Aunque existen historias que afirman que la langosta mantis ha roto el cristal de un acuario, estos casos son muy inusuales y resultan bastante difíciles de cazar una vez que se han establecido en un acuario correctamente equipado.

Para establecerse cómodamente lo principal que necesitan es una madriguera bien formada con troncos que tenga forma de “U”

Por otra parte hay quienes las consideran una plaga y las usan solo con fines laborales, ya que este animal es capaz de triturar y cavar madrigueras en los exoesqueletos de los corales muertos, resultando ideales en la creación de arena viva con la que se equipan los acuarios salados.

Langosta mantis

Langosta mantis sacando las garras para atacar

Dejame Tu Comentario

  • Luis ANGEL noviembre 7, 2018, 7:58 pm Reply

    Excelente información, gracias.