Ballena jorobada: características, extinción y mucho más

La Ballena jorobada (Megaptera novaeangliae), es uno de los cetáceos conocidos como ballenas dentadas. Se identifican fácilmente de otras, por la joroba que tienen en su aleta dorsal.  Llegan a medir 52 pies de largo y alcanzar un peso entre los 30 y 50 toneladas. Según algunos estudios, las variaciones en el peso puede deberse a factores ambientales y climáticos.

Estas criaturas poseen grandes habilidades para desplazarse en el agua. Observarlas, representa un maravilloso espectáculo; ya que gustan de hacer acrobacias, emergiendo hacia la superficie para luego golpearla.

Son conocidas también con el nombre de  yubarta o gubarte y son bastante sociables entre ellas. Suelen andar en íntimos y pequeños grupos; que en ocasiones pueden mantenerse por mucho tiempo. A diferencia de la solitaria Ballena azul.

Tambien Te Recomiendo...

Sus cantos, superan en volumen a la mayoría de sus congéneres y pueden ser escuchados a 100 millas de distancia, lo que es increíble. Sobre todo los machos que tienen un canto complejo; posiblemente para atraer a la hembra.

La Ballena jorobada, es un gran mamífero del mar. Con una forma curiosa forma de vida que iremos descubriendo a lo largo de este interesante artículo.

La Ballena jorobada, Yubarta o Gubarte

Descripción

La Ballena jorobada, se caracteriza por ser uno de los rocuales de mayor tamaño. Es de los pocos cetáceos donde la hembra supera al macho en proporción . Llegando a los 19 metros de largo, mientras que el macho apenas llega a los 15 metros aproximadamente.

Tienen unas aletas pectorales que alcanzan la tercera parte de su tamaño. Son de color blanco por el lado interno y negro por la cara superior. Aunque en este aspecto, es posible conseguir jorobadas con aletas completamente blancas, sobre todos las que habitan en las regiones árticas. Y con aletas negras, para las ballenas que se desarrollan al norte del Pacífico.

La ballena jorobada, es de color negro y su vientre puede ser negro, blanco o con motas de ambos colores. En su cabeza, pueden observarse algunas prominencias que las caracteriza y de ahí derivan su nombre. Estas formaciones son conocidas como tubérculos, que en realidad son folículos pilosos. Es decir, una parte de la piel donde posiblemente pueda crecer pelo.

La aleta dorsal varía según cada jorobada; puede ser desde casi imperceptible, hasta prominente como una hoz. En cuanto a las aletas pectorales, puede apreciarse ciertas formas únicas y moteadas; tal como las huellas dactilares en cada individuo. El tamaño es definido por el largo total de la ballena, ya que forma parte de un tercio de este.

La Ballena jorobada, posee la aleta dorsal más grande entre todos los cetáceos. Es posible que esta característica, le permite realizar con destreza las habilidades acrobáticas de las que presume.

Tambien Te Recomiendo...

Estos cetáceos al igual que otros de su especie, poseen de 14 a 22 pliegues que van desde la mandíbula hasta el ombligo. Estos funcionan como un acordeón, los cuales se expanden para aumentar el tamaño de su estómago.

Es común ver a la jorobada cuando expulsa el aire de sus pulmones. Ellas, salen a la superficie para dejar salir la nube de vapor caliente que semeja un geyser. El vapor al entrar en contacto con el aire frío del ambiente, se condensa en forma de chorros de agua.

Comportamiento de la Ballena jorobada 

Vida social

La Ballena jorobada mantiene una vida social formada por pequeños e íntimos grupos. El verdadero vínculo se establece entre madre e hijo; aunque al momento de ir por sus alimentos, se vuelven cooperativas, formando un gran equipo de trabajo.

En observaciones realizadas por todo el mundo, se avistan jorobadas relacionándose con otros misticetos, delfines y hasta compartiendo alimentos con pájaros. Por lo que se comprueba su capacidad para sentirse cómodas con otras especies, aunque no hay gran interacción entre ellos.

Por lo general, son apacibles y tranquilas; a menos que sientan que sus crías estén en peligro. Por lo que llegan a volverse violentas y agresivas.

Conducta sexual

Las ballenas jorobadas alcanzan su madurez sexual de 4 a 6 años de edad. Para el macho puede ser un poco más tarde que la hembra.

Durante el apareamiento, los machos pueden establecer una agresiva competencia para ganar a la hembra en celo. Sobre todo emiten cantos en forma intermitente y de gran agudeza cada 20 ó 30 minutos. Generalmente, el verano es el momento más propicio para el apareamiento y se realiza en aguas tropicales.

Durante esta temporada, los testículos del macho se agrandan y se sincronizan con la ovulación de la hembra.

Durante la copulación, la Ballena jorobada nada al lado de su pareja. Luego, entrelazan sus aletas pectorales y dorsales uniendo su vientre. Posteriormente, se hunden en las profundidades sin separarse y emergen en forma vertical hacia la superficie, donde se separan para caer golpeando el agua.

Cuando tienen a sus crías en un periodo de 11 meses y medio aproximadamente, pueden medir de 4 a 4,5 metros de largo. Y son amamantadas por los primeros 12 meses, aunque después de los 6 meses comienzan a probar pequeños peces.

En la imagen, se pueden ver dos Ballenas jorobadas en plena “danza” de apareamiento:

La natación y habilidades en el agua

La Yubarta o Ballena jorobada, es una nadadora lenta. Pueden alcanzar una velocidad máxima de 27 kilómetros por hora y pueden durar hasta 20 minutos sumergidas en el agua. A una profundidad de 7 metros.

Estas criaturas son exhibicionistas por naturaleza. Ya que a pesar de ser lentas en el nado, se destacan en salir a la superficie golpeando el agua contr su cabeza. Se han podido dejar ver, saltando y dando vueltas sobre la superficie del mar.

Alimentación

La Ballena jorobada mantiene una dieta muy variada; aunque raramente comen. Sobre todo lo hacen en el verano y se mantienen durante el invierno de las reservas de grasas alojadas a lo largo de todo su cuerpo.

Usan dos técnicas para atrapar a sus presas. La más destacada es la de crear un círculo con la ayuda de otras ballenas y soltar burbujas por sus espiráculos bajo los cardúmenes de peces. Al verse atrapadas, se lanzan sobre ellas para tragar en grandes bocados. Para esta faena, se requiere la colaboración de una docena de ballenas. Algunas, deben sumergirse para mover a los peces hacia la “red de burbujas”, mientras que las otras las van acorralando con sus cantos.

Otra de sus técnicas para tomar sus alimentos es la de golpear con fuerza el agua con sus aletas pectorales y caudales. Aturdiendo a sus presas para luego devorarlas.

El canto

Estos cetáceos, pueden emitir ciertos sonidos  producidos por la expulsión de aire a través de la cavidad nasal; ya que carecen de cuerdas vocales. Y es el macho quien produce los cantos más prolongados y complejos, con una duración de 10 a 20 minutos.

Es posible que un macho cante por 24 horas seguidas y aunque no existen estudios que comprueben su función. Se ha relacionado la temporada de apareamiento con la intensidad de los cantos entre los machos. Quienes posiblemente lo hagan para atraer a la hembra en celo.

Otros científicos han creado la hipótesis de que los cantos, pueden producirse para cumplir una función de ecolocalización. Ya que suelen producirse durante la temporada de alimentos y para concentrar los peces en la red de burbujas.

Por otra parte, la emisión de vocalizaciones mediante el canto de las jorobadas. Se pueden escuchar en algunas criaturas durante sus viajes en solitario. Lo que es un indicio de comunicación más general, para ubicar a otras ballenas cercanas.

Las Yurbatas, pueden comunicarse entre ellas mediante distintos sonidos como bramidos, gruñidos y / o ladridos. Así como los wops que se realizan sobre todo entre la madre y su cría. Es una especie de comunicación en un lenguaje único entre ellos.

Escuchen los cantos de la jorobada en el siguiente video:

Población de la Ballena jorobada

Existen aproximadamente 60.000 ballenas jorobadas distribuidas en todo el mundo. Según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) estas se encuentran distribuidas entre el norte del pacífico, el Atlántico norte y la mayor cantidad en el Hemisferio Sur.

Esta es una especie migratoria que viaja a más de 25.000 kilómetros de distancia, obteniendo el record mundial entre los mamíferos en hacerlo. Y van en búsqueda de aguas cálidas, sobre todo durante la reproducción y nacimiento de sus crías.

También pueden moverse en grupos pequeños, durante el verano para ir hasta zonas donde abundan bancos de peces para alimentarse. Sólo las especies que habitan en el Golfo Pérsico, se mantienen seguras y no migran. Ya que los vientos veraniegos, atraen grandes cardúmenes, por lo que la disponibilidad de alimentos llegan hasta ellas.

Extinción de la Ballena jorobada

Relación con el hombre

La Ballena jorobada y el hombre tienen muchas cosas que son comunes. Sobre todo en el aspecto social. Mantienen una comunicación entre su grupo, sobre todo en la relación madre e hijo; como lo hace una madre humana.

De igual manera, son capaces de organizarse cuando necesitan el apoyo de sus compañeras en búsqueda de alimentos. Y establecen un lenguaje socio-cultural muy propio de ellos, como lo hacen los humanos.

Sin embargo, la relación entre esta especie y las personas no son del todo armoniosa. Ya que el hombre se ha encargado de propiciar situaciones que van en contra de la sobrevivencia de las jorobadas en el mundo.

En sí, las ballenas jorobadas, no tienen depredadores naturales a quien temer.  Ha sido precisamente el ser humano su único enemigo. Mediante la matanza indiscriminada de ballenas, la contaminación ambiental y toxinas vertida en los mares. Factores que contribuyen negativamente en la vida de estas y otras criaturas marinas.

Es de recordar, que las jorobadas tardan 7 años en alcanzar su madurez sexual y cada 2 años para concebir una cría. Gracias a las labores humanas que afectan al medio ambiente; incluyendo la cacería. Muchas hembras de esta especie no llegan a la edad reproductiva y la población va en disminución cada día. De aquí, que la ballena jorobada se considere dentro de los animales marinos en peligro de extinción.

Situación real de la jorobada

Estos cetáceos son la especie mayormente apreciada en la industria del comercio ballenero mundial. Cuya matanza provocó en los últimos años una drástica disminución en la población de jorobadas. En el Atlántico Norte, se evidencia un aumento en esta práctica de por lo menos 11.570 individuos. Aunque este número bajo gracias a los esfuerzos de conservacionistas en todo el planeta.

Tambien Te Recomiendo...

A pesar de estos esfuerzos, en el siglo XIX había un número considerable de jorobadas el cual ha disminuido en estos dos últimos siglos. Ya que la especie no llega a su edad reproductiva.

En países como Venezuela, específicamente en el Mar Caribe y Golfo de Paria. Existe una baja en la natalidad de ballenas jorobadas, donde antes provenían de distintas regiones durante el verano para reproducirse y tener a sus crías. Por lo que se estima que cada año existan menos de esta especie; aún cuando se hacen esfuerzos por conservarlas y protegerlas. 

Amenazas

La cacería de ballenas es un hecho que no puede ser controlado en su totalidad. Sobre todo, porque la jorobada durante el verano cuando sale en búsqueda de alimentos, permanece en grupos. Estos, al conformar un conjunto concentrado en satisfacer su necesidad de hambre; se convierten en blanco fácil de cazador en el mar.

Durante los años de 1960-1.962, se comprobó que la industria ballenera, estaba en su pico más alto. Con una matanza de más de 67.000 individuos de esta especie.

Otra de las amenazas de la Ballena jorobada es la colisión con barcos y equipos de pesca, como redes. Quedando constantemente atrapadas o siendo golpeadas por lo que miles de ballenas mueren cada año.

Por otra parte, los equipos militares sonoros afectan gravemente a estos cetáceos. Debido a su oído sensible, ya que los radares y sonares usados por los guardacostas y militares, afectan su capacidad para orientarse dentro del agua y entran en estado de shock. Al no poder controlar estas ondas sonoras.

La contaminación de las aguas producidas por derrames de aceite y petróleo, son otras de las amenazas que enfrentan estas criaturas.  Que incluso, llegan a degradar considerablemente los bancos de peces, su principal fuente de alimento. Así como también, el calentamiento global y los cambios climáticos.

Finalmente, aunque las jorobadas no poseen amenazas naturales en sí. Los agentes contaminantes las hacen vulnerables ante otras ballenas más voraces. Así como parásitos y bacterias que se producen por este efecto en mares y océanos. Que llegan a enfermarse y por consiguiente su fatal desenlace.

Medidas de conservación

Desde el año 1.966, la Ballena jorobada así como otros cetáceos, tienen una ley que las protege. La Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas y en Peligro de Extinción (CITES) en uno de sus convenios. Prohíbe la compra y venta de esta especie, exceptuando aquellos acuerdos para la investigación de la jorobada, con fines conservacionistas y de reproducción.

Es por ello, que este organismo declaró al Oceano Indigo, como Santuario Internacional de la Ballena jorobada o Yubarta, en el año de 1.979. Para preservarla y protegerla de su matanza por cacería.

EI 2 de junio de 1970,la Ballena jorobada fue designada como “especie en peligro de extinción”. Matar, dañar, molestar, atrapar, comprar 0 vender estos cetáceos, así como fabricar productos derivados de estas. Es considerado un delito federal y una violación a los derechos de protección de especies en peligro de extinción. Pena que va desde multas de 100.000 dólares y un año de prisión.

Turismo y avistamiento

La Ballena jorobada es un cetáceo muy dócil, tanto como la Ballena blanca beluga. Pueden convivir de manera espontánea con el hombre y nadar pacíficamente cerca de embarcaciones y humanos. Sin embargo, este comportamiento es lo que realmente las hace vulnerables ante los cazadores de ballenas.

Los lugares preferidos para el avistamiento de estas grandes criaturas marinas, son al norte del océano Pacífico, frente al estado de Washington, la isla de Vancouver y Alaska. También cerca de Sidney en Australia; en la costa del Atlántico, Boston.  Bahia de Samana y Banco de la Plata(República Dominicana).

La Ballena jorobada es muy popular ya que se muestra con su característica gracia, maniobras acrobáticas aéreas, docilidad y sus cantos que cautivan a chicos y adultos.

A pesar de ser muy tranquilas, la jorobada puede ser en extremo protectora de sus ballenatos. Ante la presencia de embarcaciones, la madre se coloca entre éste y su cría en modo de protección. Es por eso que las naves que llevan turistas durante la temporada de avistamientos, toman medidas para evitar que las ballenas madres no se alteren. Sobre todo ponerse violentas ante lo que ella puede considerar un peligro inminente para su pequeño.

Pesca de la Ballena jorobada

La Yubarta o Ballena jorobada, es una especie muy apreciada en el comercio de carne, aceite y otros productos. En siglos pasados, donde la única fuente de luz eran las lámparas de aceite; los pobladores cercanos a las costas participaban en sus matanzas.

Por lo que una sola, servía no solo para abastecerse de alimentos; sino que usaban la piel, barbas, huesos, grasa y todo el animal era servible. Sobre todo la grasa, que era el único combustible disponible en la época.

Estas actividades realizadas sobre todo en el siglo XIX, contribuyeron a que las poblaciones de ballenas fueran disminuyendo y los pescadores se fueron adentrando cada vez más en mares y océanos con el fin de atraerlas.

No es hasta el siglo XX, específicamente en el año de 1.985. Cuando a raíz de la cacería indiscriminada de ballenas la población de estas especies fueron en picada. De igual manera, el desconocimiento del comportamiento y biología por parte de los científicos;  dieron pié a la formulación de leyes y convenios. Para la preservación, protección de las ballenas.

Específicamente, la regulación de la cacería de ballenas; que es extensible a todos los países del mundo, sean o no comerciantes balleneros.

Migraciones de la Ballena jorobada

La Ballena jorobada son reconocidas mundialmente por sus migraciones a largas distancias. Pueden viajar desde zonas árticas de bajas temperaturas donde los bancos de peces escasean. Hasta los mares y océanos en aguas ecuatoriales, mucho más cálidas para encontrar alimentos y reproducirse.

Se han encontrado evidencias de viajes a distancias de más de 8.000 kilómetros. Sin embargo, aún existen muchas interrogantes entre biólogos e investigadores, sobre el comportamiento de estas especies.  Sobre todo, porque se desconoce sobre su sentido de orientación para llegar a tales distancias.

En una investigación realizada recientemente y gracias a los avances tecnológicos, arrojó amplios detalles sobre la migración de la jorobada. La estrategia consistió en colocar dispositivos a un número considerable de esta especie para identificar la trayectoria y comportamiento que estas seguían.

El seguimiento de las ballenas duró 8 años, y se comprobó que las ballenas siempre seguían una dirección casi perfecta de un punto a otro en sus viajes. Su rumbo, se mantuvo constante y sin desviarse; permaneciendo por 28 días sin detenerse. Incluso, aún cuando hubo tormentas y vientos fuertes, ellas continuaban nadando inalterables ante cambios climáticos o ambientales.

Para dar respuesta a esta incógnita sobre cómo pueden las ballenas jorobadas mantener el mismo camino por años; se concibe la idea de que sepan interpretar signos y señales del ambiente para guiarse. Sobre todo, si se guían a través de los rayos del sol o los astros.

Pero, como las migraciones suelen suceder en distintos momentos y estaciones. Estas interrogantes se han ido desechando y dar paso a mas preguntas por parte de los científicos.

Alrededor de las jorobadas, continúan las hipótesis y se siguen sus pasos para algún día desentrañar el misterio de sus migraciones.

Algunos datos curiosos de la Ballena jorobada

Huellas únicas

La Ballena jorobada es un cetáceo de la familia de los rorcuales, que también incluyen a la Ballena azul, el rorcual común, la ballena Bryde, entre otros. Con la peculiaridad de que las aletas dorsales de las jorobadas, presenta forma y color únicas en cada individuo. Muy semejante a una huella dactilar.

Este descubrimiento ha sido de gran aporte a las investigaciones científicas de esta especie, ya que permite el monitoreo de las ballenas por separado. La “foto identificación” como han llamado a esta manera de conocer a cada sujeto de estudio sin temor a confundirse. Tiene como ventaja saber exactamente el comportamiento de cada una de las ballenas de manera individualizada.

Las ballenas y su ombligo 

Una curiosidad sobre esta y todas las ballenas, es que tienen ombligo. Y por supuesto que deben tenerlo; ya que son animales mamíferos. La madre quien lleva a su cría en el vientre, lo alimenta mediante la placenta y al nacer se desprende al igual que los bebés humanos.

Es de acotar, que cuando el pequeño ballenato va a nacer, lo primero que sale del útero de la madre es la cola. Esto sucede para que inmediatamente pueda emerger hacia la superficie ya que requiere aire para hacer trabajar sus pulmones.

Después vuelven hacia la madre para golpear su vientre y hacer brotar las mamas ocultas en la piel y alimentarse de ellas.

Trabajo en equipo

Estas ballenas se caracterizan por ser extremadamente organizadas. Tienen una gran capacidad de formar cuadrillas de trabajo y reunir un equipo integral para abastecerse de alimentos. En general, pueden andar solas, con sus crías o en pequeños grupos.

Sin embargo, cuando necesitan la colaboración de más personal; logran todo un colectivo dispuesto a trabajar por el bien común. la estrategia es rodear un cardumen y mientras un grupo produce cantidades de burbujas para desorientar a los peces. Otras, se sumergen para hacerlos salir a la superficie y poder devorarlos.

En este video se puede observar el trabajo de las Ballenas jorobadas:

El ritmo contagioso de las jorobadas

Los machos de esta curiosa especie, tiene un canto único para cada actividad. Sobre todo, utilizan la misma melodía durante la temporada de apareamiento. Y lo más resaltante es que todas las de un mismo grupo cantan la misma canción una y otra vez; como si fuera la música del momento.

Sin embargo, estas melodías no se mantienen, sino que con el pasar de los años cambian el ritmo. Lo que se ha evidenciado es que esa misma música se escucha en las jorobadas de todo el mundo. Si hay cambios, todas también se ponen a tono con los nuevos ritmos.

Este fenómeno, solo es comparable con la evolución cultural de la música en la especie humana.

Los especialistas de la materia, han formulado hipótesis al respecto. Considerando que durante las migraciones, las ballenas jorobadas llevan su canto a las poblaciones de esta especie y en consecuencia se van contagiando con la nueva tendencia musical; por así decirlo.

Hasta la actualidad, la misteriosa e inescrutable Ballena jorobada, Yubarte o Gubarte; cualquiera de sus nombres como es conocida en todo el mundo. Sigue siendo una de las especies  marinas más compleja de estudiar.

Sobre todo por su comportamiento organizado y preciso como un reloj. Mantiene hábitos y costumbres difíciles de cambiar. Su perfecto sistema de navegación es tan lineal que pareciera tener un GPS instalado en su memoria colectiva para encontrarse con los mismos grupos durante toda su vida.Ballena jorobada

A pesar de eso, son muy apacibles y les agrada hacer alarde en público de sus destrezas acróbatas. La hembra tiene un instinto natural de protección y amor infinito con su hijo, un lazo indestructible para toda la vida.

Y sobre todas las cosas, son parte de nuestro planeta. Lo cual merece respeto y la protección de todos para seguir disfrutando de esta maravillosa especie.

Dejame Tu Comentario