Algas marinas: nombres, características, beneficios y más

Principalmente hay que saber que las algas marinas son organismos capaces de realizar el proceso de fotosíntesis oxigénica a fin de conseguir carbono orgánico de la energía que aporta la luz del Sol, esto a diferencia de las plantas que llevan a cabo sus procesos en la tierra, las algas habitan en un ambiente acuático, puede ser tanto en el mar como aguas dulces, todo depende de la especie. También se conoce que las algas pueden llegar a ser unicelulares o pluricelulares, entre sus principales definiciones se encuentran bajo el concepto de organismos eucariotas.

Por su parte las algas también se conocen como los vegetales más antiguos, tomando en cuenta todos sus procesos de evolución. Actualmente existe una gran variedad de especies, tipos y grupos de algas que presentan distintas características, variando en tamaño, color, hábitat, nutrición e incluso en reproducción. Las algas también son consideradas para el consumo humano debido a sus propiedades y los nutrientes que pueden aportar.

Algas marinas

Tambien Te Recomiendo...

Principales características

Nutrición

Aunque existen muchos tipos, las algas marinas en términos generales viven en ambientes húmedos, o principalmente en el agua. Con respecto a su nutrición, aunque se conocen por ser autótrofas, hay algunos casos en que las algas además de realizar el proceso de fotosíntesis tienen la capacidad de alimentarse de otra forma heterótrofa.

Cabe destacar que dentro del ecosistema acuático las algas juegan un papel fundamental, puesto que son los principales productores primarios, es decir, se conocen como la base de la cadena alimenticia que sostiene muchas especies de animales marinos.

Ahora bien, para nutrirse las algas marinas durante este proceso no toman sus nutrientes del suelo sobre en el que se encuentran fijas, por su parte, estos organismos viven solo de los nutrientes que aporta el medio líquido donde habitan, en cuanto a esto, conlleva a que varíe la naturaleza de su alimento, según posean o no clorofila.

Entonces, el proceso que se lleva a cabo en las algas marinas que tienen clorofila se trata de descomponer el ácido carbónico que se encuentra disuelto en el agua, todo esto con ayuda de los rayos de luz que aporta el sol. En cambio, en el caso de las algas que no poseen clorofila, como en el caso de las bacterias, entonces estas absorben la materia que ya se encuentra organizada en su ambiente marino, como los animales y los hongos. En estos casos, cabe destacar que muchas de las algas viven de manera parásita en los cuerpos de otros animales o vegetales.

Otro aspecto importante para entender este proceso, es que las algas marinas no tienen la capacidad de circulación de los nutrientes, sino que todo esto se lleva a cabo por medio de la absorción de célula a célula. Es por esta razón que no resulta extraño encontrar el caso de las algas que al salir de la superficie del agua, la parte superior que sobresale se encuentre desecada mientras que la parte de su estructura que se encuentra en contacto con el agua conserve su vitalidad.

De acuerdo a estudios determinados, cada especie de algas marinas posee unas características determinadas que las ubica de acuerdo a una profundidad fija, en cada caso la más conveniente según sus necesidades y procesos. Es por esta razón que las algas nunca pasan de la profundidad que les corresponde. A esto se le atribuye la conclusión de que cada especie tiene sus necesidades específicas de la cantidad de luz determinada, añadiendo a esto la presión y temperatura. De acuerdo a lo anterior, se puede decir que la distribución de estos organismos se encuentra por zonas limitadas según la profundidad capaz en cada especie.

Tambien Te Recomiendo...

Tamaño

Con respecto a los tipos se conoce que existen más de 30.000 especies de algas conocidas variando así de la misma forma los tipos de tamaño, por lo tanto, se toma en cuenta que existen especies con tamaño microscópico a especies gigantes que llegan a medir unos cien metros. Sobre estas especies, aunque todas sean algas suelen presentar características muy distintas, por ejemplo, muchas son unicelulares y microscópicas, mientras que otras a su vez son coloniales y tienen la capacidad de desarrollar anatomías complejas, incluso con tejidos bien diferenciados como en el caso de las algas pardas. Por lo tanto mencionar las características de las algas de acuerdo a su tamaño específico suele ser complejo, habría que tomar en cuenta que según la especie tiene aspectos muy distintos de otras.

Color

Para tomar en cuenta las características en cuanto al color de las algas marinas, cabe destacar que este aspecto también suele ser muy variado. Esto se debe a que el color dependerá de los pigmentos que presenten los plastos de la especie. Entonces, en este caso se considera que la clorofila por su parte es de color verde, por otro lado la  ficoeritrina es roja, a su vez la fucoxantina es parda, en el caso del caroteno es naranja, la ficocianina aporta el azul y por último la zeaxantina es de color amarillo. Entonces para determinar un pigmento hay que considerar estas variantes en los plastos de las algas según su especie y tipo ya que estos aspectos determinarán el color final.

Algas marinas

Clasificación

Para hablar de la clasificación de las algas marinas es necesario tomar en cuenta que estas conforman un grupo polifilético, es decir, que sus miembros se encuentran dispersos entre distintos tipos de parentesco. Entonces, para comprender sus clases se procede a tomar en cuenta en primer lugar su composición en los pigmentos en conjunto con las sustancias que tienen de reserva, además de la pared celular y sus características de división celular. Entonces, de acuerdo a estos aspectos, se puede decir que existen algas marinas autótrofas procariotas y algas eucariotas.

Algas autótrofos procariotas

Este grupo lo conforman las Cianobacterias, las cuales pertenecen al dominio del reino de las bacterias, pero en este caso, estas algas son fotosintéticas y presentan clorofila y como pigmento auxiliar ficobilinas. Anteriormente los especialistas nombraron a este grupo de cianobacterias como “cianofitas” y”algas verdeazuladas”, pero en la actualidad este término se limita a alga en el caso de los eucariotas, y la expresión de  algas verdeazuladas se ha considerado como obsoleta y por lo tanto su uso se descartó, esto desde que se descubrió la diferencia entre una célula procariota y eucariota, por lo tanto se confirmó que éstas eran las únicas algas procariotas.

Algas eucariotas

Este tipo de algas marinas se incluyen dentro del Reino Protista. Estos organismos son seres autótrofos fotosintéticos, ya que tienen la capacidad de formar materia orgánica con el uso de energía lumínica y  materia inorgánica. Por lo tanto estos organismos suelen ser considerados como plantas en algunos sistemas de clasificación.

Es importante mencionar que este tipo de algas marinas pueden ser unicelulares o pluricelulares. Con relación a su principal característica la mayoría poseen una pared celular que está formada por moléculas de celulosa. Y en el caso de algunas pluricelulares, las células están organizadas formando tejidos. A su vez, la estructura ya formada se le denomina talo.

Entre la definición más común que se le puede atribuir a estas algas marinas, según los especialistas es “organismos eucariotas fotosintetizadotes mediante clorofilas asociadas a otros pigmentos situados en los cloroplastos y que se reproducen por esporas o gameto producidos en esporocistos o gametocistos y que viven en el agua o en ambientes muy húmedos”

Grupos de algas más conocidas

Algas verdes

Es importante mencionar que este grupo posee unas 10.000 especies diferentes que lo conforman, siendo sin duda un grupo muy diverso con relación a sus características. A su vez, se encuentran relacionados con las plantas terrestres. Aunque usualmente se pueden encontrar ubicadas en los mares, realmente estas algas son más comunes en las aguas dulces, al mismo tiempo que abarcan una variedad de hábitats. El 10% de las especies que conforman este grupo se encuentran en aguas saladas. Por su parte las que se encuentran en el mar, están ubicadas donde pueda llegar los rayos del sol para que puedan realizar su fotosíntesis y procesos de nutrición y desarrollo.

Cabe destacar que muchas de estas especies son unicelulares, en su mayoría flageladas, pero también existen casos donde desarrollan estructuras pluricelulares, aunque estas no suelen ser tan complejas. Es muy importante mencionar que son muy relacionadas a las plantas terrestres debido a su apariencia ya que se asemejan, esto se debe a que este grupo de algas marinas posee pigmentos como clorofila, además e caroteno y xantófilas, y su sustancia de reserva es el almidón.

Se conoce también que estas especies de algas pueden encontrarse en hábitats donde las situaciones son muy adversas, incluso, son capaces de desarrollarse en el aire en presencia de ambientes muy húmedos. En este grupo la mayoría  de las especies son bentónicas, quiere decir que se encuentran ligadas al fondo de la superficie, pero también se presentan casos donde son planctónicas, que se refiere a que viven en suspensión.

En cuanto a su reproducción, se sabe que son capaces de reproducirse asexualmente, esto lo hacen mediante esporas móviles, o también pueden reproducirse sexualmente, mediante la fecundación de una oosfera que sería el gameto femenino, por un gameto masculino frecuentemente flagelado, que este sería el espermatozoide. Incluso estas algas pueden ser usadas como las mejores algas para decorar tu acuario.

Algas rojas

Por su parte, este grupo de algas rojas es tan importante como el anterior. Ya que lo conforman unas 7000 especies con una gran diversidad en formas y tamaños. La principal característica de este grupo es su inmovilidad durante todas las etapas de su ciclo vital, esto se debe a que carecen de flagelos. Además, se conocen como algas rojas ya que sus plastos contienen dos membranas, clorofila y a su vez pigmentos accesorios de ficobiliproteínas y también carotenoides, los cuales ocultan el color de la clorofila y dan como resultado el característico color rojo que distingue este grupo de algas marinas.

Por su parte, lo más común es encontrar estas algas rojas en aguas profundas. Cabe destacar que la mayoría de las especies de este grupo se encuentran en el mar de todo tipo, puesto que solo unas 164 especies habitan en agua dulce. Con respecto a su hábitat y al ecosistema donde se desarrollan se puede decir que va desde zonas intermareales hasta incluso zonas muy profundas, todo esto depende de la transparencia que tenga el agua.

Con relación a lo anterior las algas rojas se pueden ubicar a 100 metros de profundidad, incluso pueden alcanzar hasta los 250 metros de profundidad, esto solo en casos excepcionales. Por lo tanto se puede decir que las algas de este grupo con las más abundantes en las profundidades, esto se debe a que sus pigmentos le brindan la capacidad de captar las longitudes de ondas de los rayos del sol que penetran de forma más profunda en el agua.

Algas glaucofitas

En este caso, este es un pequeño grupo de algas que está conformado por unas 13 especies. Entre sus características se encuentra que son seres unicelulares. Por su parte este grupo de algas glaucofitas se diferencian principalmente porque cuentan con la presencia de cianelas, es decir, los plastos que comprenden las características peculiares de las cianobacterias y además de la ausencia de los cloroplastos del resto de las especies de algas. En este grupo cabe destacar que la reproducción sexual es desconocida, la multiplicación de estos organismos se lleva a cabo mediante la bipartición.

Tambien Te Recomiendo...

Algas pardas

Este grupo de algas se encuentra dentro del reino Protista, esto lo conforman aproximadamente unos 265 géneros, con unas 2000 especies, en su mayoría se trata de algas marinas, puesto que solo seis géneros de este grupo habitan en agua dulce. Es importante mencionar que este grupo de algas pardas se consideran como los principales productores primarios, formando la base de una cadena alimenticia que está conformada por varias especies de animales dentro de este ecosistema.

Con relación a su hábitat, las algas pardas se ubican en su mayoría en costas rocosas de zonas templadas incluso subpolares, de esta forma dominan la zona intermareal como es el caso de las Fucales y Laminariales. Una de las principales características es que estas especies de algas marinas pueden alcanzar una longitud de 60 metros, que por lo general se presentan de manera flotante y libre.

Por otro lado, hay que tomar en cuenta que las algas pardas poseen formas pluricelulares con tejidos diferenciados entre las distintas especies y géneros. En términos generales, se conoce que como pigmentos poseen clorofilas y también fucoxantina, esto da como resultado el característico color pardo que presentan estas algas.

Con respecto a las formas y tamaños hay que considerar que se presenta una gran variedad en estos aspectos. Por su parte, existen miembros muy pequeños de este grupo que constan de sólo unas pocas células, por lo tanto se conforman algas microscópicas. Otras crecen no un poco más de algunos centímetros de largo.

Otros grupos de algas pardas incluso llegan a  crecer hasta tamaños mucho más grandes con relación a los anteriores, por ejemplo, kelp y sargazos son generalmente las algas más visibles en sus respectivos hábitats. Variando el tamaño desde los 50 centímetros hasta los 60 metros que es el tamaño más grande conocido, este le corresponde a la especie de alga gigante de Macrocystis pyrifera. Entre las formas, se puede notar  desde sutiles hebras de células hasta anchas y rigurosas ramas.

Por su parte, a su estructura visible se le conoce como talo, es necesario resaltar que este grupo de las algas pardas son conocidas como las algas marinas más grandes y con el crecimiento de la manera más rápida. Este crecimiento por lo general sucede de forma difusa, ya que la reproducción de las células puede llevarse a cabo en cualquier parte del talo.

Algas doradas

Este grupo de algas se encuentra conformado por al menos unas 1000 especies, de las cuales generalmente se presentan como organismos unicelulares flageladas, aunque muchas de estas especies forman colonias con formas muy elaboradas. Aunque  las algas doradas habitan principalmente en aguas dulces, también pueden estar ubicadas en el suelo húmedo e incluso en el mar. Por lo general, es muy común verlas en los lagos y lagunas que cuenten con aguas dulces limpias y sobretodo frías.

En cuanto a su nutrición la mayoría de estas algas son fotosintéticas, aunque también se presentan casos de mixótrofas y heterótrofas. Tienen la capacidad de cambiar la fotosíntesis por un modo de vida heterótrofo si se presenta el caso donde pueda haber escasez de alimento pueden. De esta forma, pueden desarrollar seudópodos a fin de atrapar el alimento, que usualmente se basa en pequeños protistas.

Por otro lado, para considerar su estructura es necesario tomar en cuenta que estas algas presentan una amplia variedad en cuanto a la morfología. Por su parte, la mayoría son seres unicelulares, pero incluso tienen la capacidad de agruparse en colonias, y de esta forma conformar una estructura más común con un tallo ramificado. Se conoce que su reproducción puede ser sexual o asexual.

Algas verde-amarillas

Este pequeño grupo de algas está conformado por unas 600 especies, estas se pueden encontrar principalmente en las aguas continentales y el suelo, aunque algunas especies también son marinas. Algunas de las especies son unicelulares y otras se pueden agrupar en colonias.

Con respecto a la estructura de algunas algas verde-amarillas se pueden presentar en formas unicelulares y a veces flageladas, aunque estas especies por lo general tienden a agruparse en colonias de filamentos que pueden ser simples o ramificados, también pueden presentarse en estados palmeloide. Cabe destacar que no forman colonias móviles, pero también pueden aparecer gametos o zoosporas flagelados.

Beneficios de las algas marinas

Se ha demostrado que las algas marinas aportan grandes beneficios a las personas que las consumen. Gracias a los descubrimientos de estudios basados en zonas donde se consume mayor cantidad de algas se demostró que las personas llegan a vivir por más tiempo de manera saludable.

Entre los principales beneficios que se pueden destacar están los siguientes: por su parte son completamente remineralizantes, esto influye de manera positiva en la salud de huesos y ayuda a la funcionalidad bioquímica en general del organismo. Además, las algas marinas llegan a estimular el correcto funcionamiento de la glándula tiroides y, por tal motivo, mejoran el metabolismo. Aunque, las personas que sufren de problemas con estas glándulas deben evitar el consumo sin supervisión de un especialista.

Por otro lado, las algas marinas también tienen efectos positivos porque son alcalinizantes, esto sin duda ayuda a poder compensar la acidosis que se provoca por el exceso en el consumo de carnes rojas o alimentos muy procesados. Con relación a lo anterior también se puede decir que son depurativas para el organismo del ser humano, puesto que ayudan a limpiar la sangre, y son capaces de estimular el correcto funcionamiento de órganos como riñones e hígado, además que eliminan las toxinas que puedan estar presentes y sin duda reducen la absorción de lo metales pesados. Aparte de todos estos procesos, las algas marinas pueden regular la tensión arterial.

Y eso no es todo, puesto que las algas marinas también tienen efectos positivos en el aspecto físico, ya que se ha confirmado que su consumo mejora la piel, el cabello y las uñas, manteniéndolos en un estado saludable un ejemplo de esto son las algas diatomeas. Incluso, ayudan a adelgazar y disolver concentraciones de grasa e incluso depósitos de mucosidades que pueden ser creadas por exceso del consumo de leche.

Principales propiedades

Sin duda, la variedad de beneficios que aporta el consumo de algas marinas al organismo se debe a las propiedades que estas presentan. Todo esto tiene que ver con el hecho de que las algas se consideran como los vegetales más antiguos, tomando en cuenta toda su evolución, entonces de esto deriva la gran riqueza de minerales que pueden aportar al organismo, gracias a este hecho llegan a tomar ventaja ante otro vegetales.

Además, cabe destacar, que en comparación con los peces, las algas marinas no absorben tanta contaminación, ya que si se encuentran en un hábitat contaminado, ellas simplemente no crecen ni se desarrollan. Por lo tanto, se pueden considerar como una fuente orgánica y limpia de los principales nutrientes.

Para ser más específicos, por su parte, todas las especies de algas marinas se consideran ricas en hierro y calcio, incluso figuran entren los vegetales más ricos con respecto a estos minerales, siendo este su aporte más abundante. Además también son conocidas por contener importantes cantidades de magnesio y potasio.

Por otro lado, las algas marinas entre sus propiedades contienen ácido algínico, que según varios estudios este ácido contribuye a la eliminación de forma natural de algunas toxinas y metales pesados fuera del organismo. Además de estos importantes aportes, también se conocen por ser ricas en vitaminas, específicamente en vitamina A grupo B (excepto la vitamina B12), también C, D, E y K. Además de ser una importante fuente de proteínas e hidratos de carbono.

Preparación de las algas para el consumo

En primer lugar hay que tener en cuenta que todas las algas son comestibles, queda a opción de cada persona la que sea más agradable a su gusto. Entonces para el consumo hay que saber que las algas se venden ya secas, esto sin duda facilita el almacenamiento el uso que se le de a posterior, ya que resulta más cómodo conservarlas de esta forma.

Con relación a su conservación las algas se pueden mantener en este estado por largos períodos de tiempo sin perder sus principales propiedades.

Hay que saber que las algas marinas no suelen comercializarse en supermercados tradicionales, por lo tanto hay que buscarlas en tiendas más específicas. Es muy fácil encontrar una gran variedad de ellas en establecimientos y tiendas ecológicas. Las más comunes que se suelen preferir para el consumo son wakame, también kombu, arame, además de nori, dulse, hiziki y agar-agar.

Antes de llevar a cabo la preparación, hay que poner las algas al remojo, en algunos casos unos minutos suelen ser suficientes. Depende de la especie y el tipo, existe la necesidad de cocerlas un poco. Entre las consideraciones generales que hay que tomar en cuenta se encuentra que una vez ya compradas, lo mejor para conservar las algas marinas antes de usar es en un recipiente hermético bien cerrado.

Por otro lado, la referencia que debes tomar para comprar alguna cantidad es que una vez que las algas hayan pasado por el proceso de remojo, estas suelen crecer considerablemente en tamaño, aunque todo esto depende del tipo, con el tiempo puedes familiarizarte con la especie de alga que sea de tu agrado y las cantidades que necesites, pero antes de que esto sucede lo mejor es comprar pequeñas cantidades.  Y para finalizar es muy importante que antes de remojar las algas debes lavarlas muy bien con abundante agua fría.

Las algas marinas se suelen incluir en platos como ensaladas, sopas, incluso en guisos y potajes. Aunque existen muchas maneras de incluirlas en las preparaciones de recetas, estos pueden ser las primeras opciones para principiantes en el tema. El consumo suele depender del gusto de cada persona en las comidas, en estos casos por lo general se suele tomar en cuenta el alga nori.

Dejame Tu Comentario